no hay pensión para los paleteros

La horrible verdad detrás de esta foto

Photo Illustration by GoFundMe, Fusion

Joel Cervantes Macías dice que tomó la famosa fotografía de un vendedor de paletas de 89 años ya que la imagen de un “hombre viejo batallando para empujar su carrito de paletas” lo conmovió.

“Siento total respeto hacia este hombre”, escribió Cervantes en su Facebook.

La atención que generó la foto impulsó la creación de una campaña en el sitio web GoFundMe que hasta ahora ha recaudado más de $320,000 dólares. El dinero ayudará a Don Fidencio Sánchez a jubilarse.

Click here to read this story in English.

La imagen de este inmigrante mexicano se ha convertido en un símbolo contra el odio propagado por la retórica de Donald Trump. La fotografía ha logrado conmover a más de 15,000 donantes.

Sin embargo, esta historia nos hace refleccionar sobre una terrible realidad: muchos latinos no han ahorrado lo suficiente para poder jubilarse.

Don Fidencio ha estado 23 años empujado su carrito de paletas por las calles de Chicago. Trabaja con orgullo y dice que le encanta andar afuera. Sin embargo, también le dijo a CNN que su cuerpo cada vez está más cansado.

“Hasta ahora sigo trabajando, una porque me gusta y otra porque aquí hay necesidad de pagar bills, de pagar apartamento, de tener que comer”, Sánchez le dijo a CNN. “Eso es lo que me hace trabajar”.

Dijo que piensa seguir chambeando, pero reiteró que no lo va a poder hacer siempre y que está muy agradecido con los donantes ya que el dinero le permitirá dejar de trabajar “muy pronto”.

Muchos ven la jubilación con temor y es algo aparentemente difícil de lograr para la clase trabajadora estadounidense.

Nunca se es demasiado joven para empezar a ahorrar. Sin embargo, hasta el mejor plan de ahorros puede agotarse más pronto de los previsto, ya que las personas están viviendo más y las medicinas continúan subiendo de precio.

La población entre 18 y 34 años de edad va ganar menos dinero que la generación anterior, y los fondos del seguro social podrían agotarse antes de que lleguen a la edad de jubilación.

Tal vez no hay otro sector que sienta la presión de la jubilación tanto como los latinos. Para ellos, la futura crisis de jubilación ya está sucediendo.

“El sistema que apenas va fallando para todos los demás, siempre ha fallado para los hispanos, y sigue empeorando para ellos”, dijo Monique Morrissey, una economista del Instituto de Políticas Económicas (EPI por sus siglas en inglés), un think tank que estudia la economía de Estados Unidos.

Según el estudio del EPI, solamente el 26% de las familias hispanas tienen fondos para el retiro mientras el 65% de las familias blancas que no son hispanas y el 41% de las familias afroamericanas sí cuentan con ellos.

Muchos latinos de la tercera edad nunca podrán jubilarse por completo porque no han ahorrado suficiente dinero, asegura el estudio del EPI.

El famoso paletero de Chicago no ha hablado acerca de su estatus migratorio, pero, por lo general, la seguridad financiera es mucho peor para los inmigrantes indocumentados en comparación a los latinos nacidos en Estados Unidos y los inmigrantes con un permiso legal para trabajar y vivir en el país.

Mientras que la mayoría de los 11 millones de inmigrantes indocumentados se encuentran en edad para trabajar, se estima que 550,000 de ellos son mayores de 65 años, explica Mark Hugo López del Centro de Investigación Pew.

Según el Centro de Investigación Pew, una quinta parte de los adultos indocumentados viven en condiciones de pobreza. Este dato es alarmante ya que la gente que batalla para sobrevivir día tras día normalmente no puede planear su jubilación.

“Los vendedores ambulantes viven día a día”, dijo Martin Unzueta, director ejecutivo de Chicago Community and Workers Rights (CCWR), un grupo que trabaja para ayudar a los vendedores ambulantes. “Algunos vendedores ambulantes cuentan con tarjetas de seguro social pero no significa que pueden depositar dinero [para su jubilación] en la Administración del Seguro Social”.

Unzueta dice que la mayoría de los vendedores ambulantes en Chicago son inmigrantes mayores de 50 años y es difícil que ganen suficiente dinero para su jubilación.

Las remesas también impiden que ahorren. Muchos inmigrantes latinos envían regularmente dinero a sus parientes en sus países de origen.

Sin embargo, las remesas no son la única razón por cual no pueden ahorrar dinero. En muchos casos, los latinos no tienen fondos para el retiro simplemente porque ganan menos, heredan menos bienes, y tienen menos acceso a una mejor educación.

“Tenemos un sistema de jubilación que empeora la desigualdad económica”, dice Morrissey.

Hispanics that have retired have the highest share of income from jobs when compared to whites and blacks, signaling that Hispanics may continue to work and depend more on earned income than other groups.Economic Policy Institute

Los hispanos que se jubilan cuentan con un ingreso laboral mayor en comparación con los afroamericanos y los blancos. Esto indica que los hispanos siguen trabajando y dependen de sus ingresos.

La gente que se encuentra en una mejor posición económica —las personas blancas, casadas, con títulos universitarios, de la clase media alta—tiende a estar mejor preparada para jubilarse.

Los vendedores ambulantes no están en ese grupo.

Unzueta, del grupo CCWR, dice que paleteros como Fidencio Sánchez pueden ganar hasta $100 dólares al día durante el verano, siempre y cuando trabajen entre 8 y 10 horas diarias.

“Platicamos de la jubilación con los vendedores ambulantes, pero no se ha hecho nada al respecto”, Unzueta me dijo. Los vendedores ambulantes de Chicago tienen otras preocupaciones más inmediatas que la jubilación.

Don Fidencio puede ser el paletero más famosos de Chicago, pero hay cientos más como él. La ciudad ha expedido 208 licencias para la venta de postres congelados en carritos no motorizados como el que Don Fidencio empuja cada día.

El paletero mexicano dice que planea regalar una parte del dinero a otros que necesitan ayuda. A pesar de que una campaña de GoFundMe no es suficiente para resolver un problema sistémico, por lo menos puede hacernos reflexionar sobre la problemática más grande.

Hay muchos hombres y mujeres que como Don Fidencio van envejeciendo y no saben si van a tener suficiente dinero para sobrevivir. Hay millones de latinos que trabajan como guardias, niñeros, cuidadores y vendedores ambulantes que tampoco tienen cuentas de ahorro. El problema va a crecer ya que los jóvenes latinos van a envejecer.

“Queremos que las personas trabajen hasta los 89 años, pero sólamente si es algo que les gusta”, dijo Morrissey del EPI.

“Queremos que sea por su propia voluntad y no una decisión que se toma por desesperación”.

 

Story Tags