Todos al angel

Los mexicanos están planeando fiestas anticipando la derrota de Trump

AP

Los mexicanos tienen mucho que perder en la elección presidencial de Estados Unidos. El candidato republicano ha prometido renegociar el Tratado de Libre Comercio, construir un muro a lo largo de la frontera, y lanzar redadas de deportación contra millones de inmigrantes indocumentados. Muchos mexicanos están apoyando a Hillary Clinton como si sus vidas dependieran de ello.

Click here to read this story in English.

El ascenso político de Trump incluso ha afectado al peso mexicano, el cual parece depreciarse frente al dólar cada vez que el republicano sube en las encuestas. Los mexicanos están nerviosos pero ya están planeando cómo celebrar la victoria de Clinton.

En días recientes varios eventos que circulan en las redes sociales de México están haciendo un llamado para celebrar en la calle cuando Trump pierda el martes por la noche.

“Si Donald Trump pierde las elecciones festejo en el Ángel”, lee un evento en Facebook que tomó una imagen creada por Fusion, la cual muestra a Donald Trump usando un sombrero mexicano. El evento pide que la gente salga a festejar en el monumento al Ángel de la Independencia y ya tiene más de 4 mil asistentes confirmados.

screen-shot-2016-11-07-at-12-17-27-pm

“Todos al Ángel cuando pierda Trump”, lee otro evento que circula en las redes.

El grupo Democrats Abroad de México también ha creado un evento llamado “Celebración de la Victoria de Hillary Clinton” en Pinche Gringo BBQ, un restaurante de la Ciudad de México que ha realizado fiestas para ver los tres debates presidenciales. Otros grupos, incluyendo The American Society, están organizando eventos similares en toda la capital.

Algunos eventos parecen ser una broma. Pero a veces los chistes encuentran una manera de convertirse en realidad, como la candidatura de Trump, o la vez que los mexicanos celebraron de manera burlona el Oscar de Leonardo Dicaprio.

Si Trump gana, los mexicanos van empezar a construir búnkers. Pero si Hillary lo logra, podría convertirse en la fiesta callejera improvisada más grande desde que la selección mexicana derrotó a Estados Unidos para calificar a la Copa Confederaciones.