caliexit

Las élites de Silicon Valley están empujando para que California se separe de Estados Unidos

Omar Bustamente/FUSION

Las élites de Sillicon Valley quieren componer a un Estados Unidos dividido con un plan separatista.

Click here to read this post in English.

El martes, a medida que avanzaba la noche, el inversionista de Uber y cofundador de Hyperloop, Shervin Pishevar, publicó varios tweets sobre una posible secesión de California tras la inminente victoria de Donald Trump en el mapa electoral de Estados Unidos.

“Si Trump gana voy anunciar que voy a financear una campaña legítima para que California se convierta en su propia nación”.

Pishevar argumentó que separarse del resto de Estados Unidos es lo más patriótico que los californianos pueden hacer ante la presidencia de Trump. Aseguró que el estado podría usar su peso económico y el presupuesto federal que le corresponde para lograr cambios a nivel federal, como acabar con el sistema de votos del colegio electoral.

“Todos están en shock de que nuestro próximo presidente va ser un estrella de televisión que ha dicho cosas increíblemente racistas y sexistas”, me dijo Pishevar. “Las personas dicen que fue elegido legítimamente, pero Hitler también lo fue. Es un tiempo oscuro y lleno de miedo en este país. No creo que su elección determine que lo tenemos que obedecer simplemente porque fue elegido”.

Pishevar no es el único en la élite de Silicon Valley que está hablando de una secesión californiana. Las personas de Silicon Valley siempre han imaginado un mundo en donde las fuerzas políticas no aplican. No hay que olvidar que el inversionista de Silicon Valley, Tim Draper, incluso propuso dividir a California en 6 estados.

Muchos piensan que la idea de Pishevar es viable. Algunos de los ejecutivos de Silicon Valley como el fundador de Cheezburger, Ben Huh, el ejecutivo de Design Inc., Marc Hemeon, y el fundador de Path, David Morin, parecen estar apoyando la secesión.

Otro fan de la idea creó un canal en la aplicación de mensajería instantánea Slack y lo llamó “Nueva California”. Las personas están ingresando al canal para compartir los detalles de cómo lograr la secesión.

Muchos usuarios en las redes sociales han criticado la idea de Pishevar. Sin embargo, Pishevar lo ve como una prueba para los Estados Unidos —un “reto para el sistema”.

Para lograr la secesión, California tendría que votar para abandonar el país y esto a su vez tendría que ser aprobado por dos tercios de los otros estados. Pishevar espera que no llegue hasta ese punto. Pero si pasa, dice que California debería optar por salirse de la Unión Americana.

“Los que votaron para Trump tal vez aceptarían que California se convierta en una república. Es un intercambio de ideas interesante que no creo podría pasar en algún otro momento”, me dijo. “Y debería darle miedo a todos”.

Pishevar me dijo que la probabilidad de que California y el resto del país apoyen una secesión de California es “muy alta”.

Cree que su idea “es muy abierta” por ahora y dice que todavía está buscando consejos para desarrollarla. Aseguró que publicará más detalles del plan en el futuro.

Y Pishevar no solamente está proponiendo una secesión, también que Silicon Valley deje de apoyar al gobierno federal. Después de que se anunciara la victoria de Trump, Pishevar se salió del consejo de la beca Fulbright que forma parte de la Oficina Federal de Asuntos Educativos y Culturales.

Pishevar y la gente en Silicon Valley que apoya la secesión no son los únicos que tienen miedo de la presidencia de Trump. Es difícil saber las políticas en materia de tecnología que Trump buscará implementar. Como candidato, ignoró las sugerencias de ver la encriptación de manera balanceada, atacó a Apple por no ayudar al FBI a desbloquear el teléfono de uno de los sospechosos que perpetraron la masacre de San Bernardino, hizo llamados para desconectar el internet, y bromeó sobre pedirle a Rusia que lance ciberataques contra Estados Unidos.

Sin embargo, la supuesta separación de Silicon Valley no toma en cuenta un punto muy importante: a pesar de que Clinton ganó el voto popular, Trump ganó el colegio electoral proponiendo cosas que muchos en el país quieren. Y simplemente no se puede crear un nuevo software update para acabar con los problemas sistémicos de Estados Unidos.