diplomacia deportiva

Estas gemelas mexicoamericanas demostraron que el fútbol es más fuerte que la política

Las gemelas Mónica y Sabrina Flores se ganaron el corazón del internet el pasado fin de semana al disputar un partido de fútbol entre Estados Unidos y México en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA en Papúa Nueva Guinea.

Click here to read this story in English.

Las hermanas de 20 años de edad, nacidas en Nueva Jersey de padre mexicano y madre estadounidense, decidieron jugar para dos selecciones rivales:

Mónica se integró al equipo mexicano y Sabrina al equipo estadounidense.

Fuera del campo las gemelas son casi inseparables al grado de que estudian la misma carrera de medicina en la Universidad de Notre Dame. Sin embargo, el pasado viernes compitieron en lados opuestos de la cancha.

“Nuestros papás generalmente no sufren”, Mónica le dijo a la FIFA antes del partido. “Al contrario, se emocionan y nos apoyan parejo a las dos. Ellos lo que quieren es que tengamos un buen partido”.

Su historia generó titulares internacionales cuando las cámaras capturaron a Sabrina intentando consolar a Mónica después de que Estados Unidos venciera a México 2-1.

El partido se ha convertido en un ejemplo de la diplomacia deportiva en un momento en que las relaciones entre Estados Unidos y México se tensan ante la victoria de Donald Trump en la elección presidencial.

Pero el fútbol parece no compartir la incertidumbre política y económica entre ambos países. Tres días después de la victoria de Trump, las selecciones de México y Estados Unidos se enfrentaron en un partido intenso pero muy fraternal.

Ahora Mónica y Sabrina también nos recuerdan que el amor y los lazos de hermandad son más poderosos que la retórica nacionalista.

Story Tags